¿Hacia dónde va el mercado de las margarinas o mantequillas?

Si bien diversos países del mundo se la han jugado por desarrollos de mantequillas y margarinas atrevidos con novedosas inclusiones, el mercado chileno ha sido más tradicional.

Ello, sin embargo, no ha sido un impedimento para atreverse hoy a apostar por nuevas soluciones que incorporen reducción de sal o combinaciones de colores y sabores.

¿Mantequilla o Margarina? Ambos alimentos son emulsiones de agua en grasa, lo que las diferencia es el tipo, ya que mientras la mantequilla utiliza la grasa de la leche animal, la margarina se formula con la vegetal. Los motivos para elegir una opción u otra pueden ser nutricionales, gastronómicos o, simplemente la comodidad a la hora de untar cada una.

Pero antes de comenzar con el análisis es importante saber que no puede decirse que un producto sea mejor que otro, pues ambos tienen distinto origen y propiedades y la elección dependerá de los usos, gustos y preferencias del consumidor. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ambos alimentos aportan nutrientes importantes para nuestro organismo.

La mantequilla es un derivado lácteo elaborado a partir de la leche de vaca en forma de emulsión sólida y es una buena fuente de vitaminas liposolubles (A, D) que como tales se encuentran junto a su grasa. Es sabrosa y, en general, se utiliza para preparar recetas de cocina, hornear y untar con el pan.

La margarina, en tanto, nació con el objetivo de ofrecer una alternativa más saludable y económica a la mantequilla, sin embargo, hoy tiene un foco hacia un grupo objetivo de clientes con diferentes necesidades.

El paso del tiempo unido a la tecnología ha ido mejorando el proceso de hidrogenación del producto, disminuyendo el nivel de grasas negativas que afectan al organismo, a la vez de ir fortificándolo y dándole un mejor sabor al paladar y cremosidad. Lo consumen mayoritariamente personas vegetarianas y aquellas que prefieren sustituir la mantequilla por otro tipo de untable. 

Carolina Tassara, Jefe de Marketing de Floramatic, explica que “El consumidor post covid busca diferentes atributos en alimentos, como por ejemplo, que tengan mayor cantidad de usos para facilitar preparaciones, que sean amigables con el medio ambiente y que aporten positivamente su salud”. 

“Factores como la contaminación y los envases son temas que hoy preocupan a las personas, así como también el origen de sus ingredientes y las etiquetas para que apunten a ser cada vez más limpias y de origen natural. Si el producto además aporta un beneficio adicional, como por ejemplo, que venga fortificado y logre complementar la salud positivamente, tanto mejor”, agrega. 

Innovaciones en mantequillas y margarinas

Por otra parte, y de la mano de la innovación, se fueron propagando en el mundo diversas combinaciones para utilizar la margarina y mantequilla de una manera más versátil. En Europa se ha innovado incorporado inclusiones y sabores diferentes como margarina con palta y limón o coco y almendras. También mezclándola con diferentes tipos de quesos o cilantro, o crema o chía, entre otras opciones. Otras alternativas, por ejemplo, de América del Norte se centraron en sabores únicos, como canola, coco, yogurt, vainilla o soya 

En Colombia hay una margarina con sabor a naranja, vainilla y nuez. En Honduras hay otra alternativa fortalecida con vitamina A y E, sabor ajo y hierbas. Y en Canadá hay otra con bebida de avena, de textura cremosa ideal para untar, cocinar y hornear, vegetal y vegana.

Otras innovaciones se relacionan a formatos, por ejemplo, una margarina en aerosol para cocinar con sabor a mantequilla. En Serbia hay una culinaria para tortas y cremas. Y en Guatemala hay una fortificada para usos especiales en masas y frituras. 

También existen mezclas en el mercado que combinan margarinas y mantequillas que contienen un excelente sabor, son cremosas, tienen una buena textura y sirven para variadas preparaciones. Destacan, pues vienen a ser un complemento perfecto para el pan o para lo que se quiera incursionar en materia culinaria. 

Y en lo que respecta a mantequillas, existen variedades sin sal y que se pueden usar en distintas recetas saladas y dulces o simplemente para untar un crujiente pan.

En Chile, en tanto, la inclinación ha ido por lo más tradicional “Hacia sabores más salados, con ajo, imitando el sabor a mantequilla o utilizando hierbas o sal de mar”, explica Consuelo Araneda, especialista en Desarrollos de Floramatic.  Al respecto agrega que “Pese a ello hoy los consumidores están en búsqueda de alimentos que sean amigables con el medio ambiente, tanto en sus envases como en sus ingredientes. Se privilegian la mayor cantidad de usos para facilitar preparaciones”.

Ocasiones de consumo de las mantequillas y margarinas

A la hora de analizar por perfiles, un estudio de Human Insight de Knowledge Portal indica que 53% de los hombres entre 25 y 35 años de edad de la zona central del país son aquellos que más consumen margarina y mantequilla.

En tanto un 81% de las personas prefiere degustarla al desayuno, mientras 62% la prefiere a la hora del té. A 42% de las personas le gusta comerla todos los días, mientras otro 21% opta por ella de 1 a 3 veces por semana.

Asimismo, se le suele acompañar de pan corriente o marraqueta o en preparaciones de recetas dulces. Y si hubiera que sustituirla un 63% la cambiaría por queso crema, 51% por paté, 44% por queso o mayonesa y 37% por aceite de oliva. 

¿Qué propone Floramatic para el mundo de las mantequillas y margarinas?

Consuelo Araneda, especialista en Desarrollos de Floramatic, explica que hoy “Existe una mayor consciencia del consumidor respecto a la importancia de entender las etiquetas de los alimentos y comprender cada ingrediente que conlleva, lo que lo ha llevado a preferir productos con etiquetas más limpias, con ingredientes naturales y productos libre de sellos”.

Siguiendo esta línea Floramatic como especialista en la creación, fabricación y distribución de sabores, fragancias, colores y soluciones integrales para las industrias de alimentos cuenta con moduladores de sal para desarrollar productos, que permiten reducirla desde 20% hasta 50% (dependiendo de la base) sin sacrificar sabor y disminuyendo, a la vez, los efectos nocivos que genera en el organismo. 

También puede generar desarrollos para fortificar o dar color a margarinas o mantequillas de mesa tradicionales, incorporado un real sabor de campo, dándole más cremosidad, incorporando hierbas o fortificándola con vitaminas e incluso se pueden condimentar con inclusiones como ajo tostado o perejil deshidratado sésamo o mozzarella albahaca, entre otras alternativas. 

Para repostería se le pueden incorporar ciertos toques dulces como, por ejemplo, vainilla y canela; miel y lavanda o mandarina y albahaca, entre otras opciones. 

Para soluciones integrales disponibles para este tipo de productos, contáctanos a ingresando a www.floramatic.com.

Comparte en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print